sábado, 14 de marzo de 2015

Política - ¿Quien ganará las generales de 2015?

Ya sabéis que la Gacetilla tiene una especie de fijación con el adviento de un gobierno de coalición PSOE / Podemos / Izquierda Unida a partir de fin de año.

Como todas en esta vida, esa idea nos asaltó un buen día, en este caso el 25 de Mayo de 2014.  Mientras todos los observadores hacían lo que nos paerecían interpretaciones irrelevantes sobre el resultado de las elecciones al parlamento europeo (que en España se celebraron ese día), nosotros nos concentramos en la enorme diferencia que había entre el voto del PP y el de sus probables rivales.

Tripartito en el horizonte

Nos pareció que se perfilaba la llegada al poder de un gobierno tripartito PSOE / Podemos / IU a partir del fin de 2015, y así os lo dijimos ("El ataque de los Zapa-clones").  Ese ha sido nuestro escenario político central, y la perspectiva que ha venido influyendo a nuestro análisis y a las previsiones económicas que hemos hecho desde entonces.

En Noviembre de 2014 os contamos como será la gestión del probable gobierno tripartito.  Podéis releerlo porque sigue siendo correcto ("Como será el gobierno tripartito") pero, en resumen, será un desastre que terminará con el país arruinado de nuevo, y con los 3 partidos responsables echándose las culpas unos a otros (amén de a los obispos y a los pérfidos neocons americanos, sus culpables habituales).  Acabará con habrá elecciones anticipadas en 2018, y luego la derecha le tocará arreglar el desastre, como en  ocasiones anteriores.

Socialistas por la labor

Desde entonces, el proceso de formación del tripartito ha continuado a buen ritmo.  El PSOE ha publicado un programa económico tipo hippy fumeta años '70 (más impuestos y algo de demagogia) y por lo tanto perfectamente alineado con el de Podemos.  Ya el título del programa ("una nueva transición") hace referencia a esa década, muy al gusto del líder de Podemos Pablo Iglesias como es sabido.

Si en tiempos del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero bajar los impuestos por fin era "de izquierdas", el nuevo programa del PSOE vuelve a las barricadas y revierte a los argumentos de Podemos:  habrá más impuestos "como Suecia u Holanda" (en realidad Suecia ha bajado los impuestos dramáticamente, y Holanda ha sido frecuentemente acusada de ser un paraíaso fiscal).

Por el lado de la comunicación, el órgano oficioso del PSOE ya apoya fuertemente a Podemos.  El diario El País aloja en sus páginas al dirigente de Podemos Iñigo Errejón, tapa las vergüenzas de líder de Podemos Pablo Iglesias en Venezuela (El País dice que Iglesias "condena" los encarcelamientos de alcaldes opositores, aunque Iglesias evita muy cuidadosamente usar esa palabra, igual que hace Sortu con los asesinatos de ETA).  El mensaje que se administra a los fieles socialistas es que Podemos no está tan chiflado como parece.

Comunistas entregados

Por su lado, Izquierda Unida también hace lo que puede para ir preparándose para un gobierno tripartito.  Primero eligieron a Alberto Garzón para pactar la rendición sin humillación (o al menos con poca) al partido de Pablo Iglesias.  Luego aguantaron que la novia de Pablo Iglesias, a quien se había confiado la candidatura de IU en Madrid, hiciera un desplante atómico y se pirase del partido intentando llevarse a la militancia.  Y esta misma semana aguantaron que su candidato a la alcaldía de Madrid, Mauricio Valiente, saque el dedo a la dirección del partido y se arroje en brazos de Podemos.

¿Qué más tendría que hacerle Podemos a IU para que constituyera una declaración de guerra?  Tal vez os haya extrañado no ver manifestaciones de IU a las puertas de los mítines de Podemos, o a sus dirigentes haciendo soflamas incendiarias contra Pablo Iglesias.  No es que la dirección de IU no proteste, sino que lo hace a poquitos, en voz baja y sin ofender a nadie, por si acaso.  Tal vez os parezca a vosotros tan evidente como a nosotros que, en su fuero interno, los líderes de IU están bastante convencidos que al final harán lo que Podemos diga.

Bolivarianos crecidos

¿Y Podemos?  Pues encantados, claro.  Con el PSOE claramente necesitado de amor, e IU prácticamente rendida, Podemos se prepara para negociar el pacto tripartito, a su peculiar modo

Pablo Iglesias ya anunció su deseo de pactar:  "Pedro Sánchez tendrá que decidir si hace presidente del Gobierno a Mariano Rajoy o a mí".  Cuando pronunció esas palabras, las encuestas ponían a su partido por delante del PSOE, es de suponer que tras las elecciones generales Iglesias se adaptará un poco en función del resultado real.

Así, mientras los miembros del tripartito van preparando sus pactos (para el día siguiente a las elecciones generales, por supuesto, que de momento todos van de independientes)  ¿qué perspectivas hay de que lleguen a sacar suficientes votos para poner en práctica esos planes?

Limpiando la bola de cristal

Bueno, pues transcurridos 10 meses desde las elecciones europeas donde todo empezó, ya tenemos algunos datos adicionales, en función de las encuestas que han venido publicándose desde entonces.  Les hemos echado un vistazo analítico, y eso es lo principal que os contamos hoy.

Para empezar, hemos mirado las encuestas sobre intención de voto en las próximas elecciones generales publicadas desde Mayo de 2014, que son muchas, por cierto.  De esas, hemos descartado las que no contenían indicación de la intención de voto de UPyD, Podemos o Ciudadanos.  Y finalmente, hemos examinado las restantes, para quitar las peores.

Quitamos las peores porque pensamos que hay encuestas malas, hechas con más intención de enredar que de averiguar la verdad.  Como sabe cualquiera que lea un periódico, algunas encuestas no se hacen para entender què piensa el público, sino para permitir a quien las encarga publicar la noticia que desea.  Sabiendo eso, hemos mirado las encuestas que encontramos, para cribar aquellas que arrojen cifras palmariamente sesgadas.  El resultado de ese ejercicio ha sido curioso.

Hemos tomado 28 encuestas realizadas desde las elecciones europeas, y las hemos ordenado de más reciente a más antigua.  Bien, pues fijaos en esto:

¿Lo veis?

Solo hay 2 encuestas que dan al PP por debajo del 20%, que también son las únicas que dan al PSOE por delante del PP.  Ambas peculiaridades estadísticas se han producido, curiosamente, en encuestas realizadas por la misma firma, Metroscopia.

¿Coincidencia?  Pues resulta que Metroscopia es quien produce las encuestas para el diario El País, de modo que gracias a esos datos, El País pudo publicar sendos artículos optimistas, para reconfortar a la alicaída tropa socialista.

Como os imaginais, nosostros creemos que no hay coincidencia sino manipulación descarada, de modo que hemos procurado aislar las encuestas de Metroscopia en nuestro análisis de intención de voto.

Tripartito viento en popa

Después, hemos hecho un gráfico con la intención de voto del tripartito, comparada con la otra coalición que nos parece probable, la de PP y Ciudadanos, para ver como va ha evolucionado la intención de voto desde las europeas.  A UPyD la hemos puesto aparte, porque aunque se trata de una escisión del PSOE, no es evidente que vayan a pactar con sus ex-compañeros.

Y esto es lo que nos ha salido:



Como veis, la intención de voto al tripartito no dejó de subir hasta Octubre de 2014, pero se ha estancado desde entonces.  Y la del PP y Cs se ha pasado todo el tiempo entre el 30% y el 35%, aunque parece que últimamente se está yendo a la parte alta de esa banda.  En cuanto a UPyD, pues no parece que valga ni de bisagra, porque carece del peso necesario para inclinar la balanza a uno u otro lado.

Futurología documentada en colores

Si esto es lo que ha pasado en últimos 9 meses  ¿qué posibilidades hay de que cambie en los próximos 9?

Mirad este otro gráfico:


En este cuadro mostramos la diferencia entre una posible coalición PP+Cs y el tripartito.  Cada pelotita es una encuesta distinta, organizadas por fechas.

El tamaño de las pelotitas representa su importancia.  La más grande, a la derecha de la tabla, no corresponde a una encuesta, sino al resultado real de las elecciones europeas, que es nuestro punto de partida.

Las pelotas amarillas representan las encuestas realizadas por el CIS, que son con mucho las mejores técnicamente (por eso las sigue la prensa con tanto interés).

Las pelotas rojas les pasa lo contrario.  Son las de Metroscopia, que ya os dijimos que no valen para nada.

Las pelotas azul claro son las que hace la empresa Celeste-Tel.  Las hemos distinguido con ese color, porque coincide que siempre son las más favorables a PP + Cs, de modo que parece que no son muy fiables.  Curiosamente, son las que publica la web diario.es, promovida por Ignacio Escolar, el ex-director del diario Público y por lo tanto un hombre en las antípodas del PP (curioso  ¿no?).  También las hemos marcado en color distinto, porque tanta casualidad no nos parece fiable.

La pelota azul oscuro se refiere a la única encuesta de nuestra lista que está hecha por GAD3, que trabaja para el periódico ABC.  Como tiene un resultado bastante extrañamente favorable al PP, también la hemos marcado en ese color.

Finalmente , nos han quedado otro montón de encuestas de variada procedencia, que hemos marcado con pelotas de color verde, cuya fiabilidad no nos presenta dudas especiales.

Hecho este filtrado, volvemos a nuestra pregunta.  En función de los datos  ¿qué creéis vosotros que pasará en las elecciones generales, dentro de 9 meses?

Tripartito en cabeza

Pues la respuesta una vez clasificadas las encuestas por colores, la respuesta parece más evidente.  Las mejores indicaciones (últimas elecciones y encuestas CIS, ambas en amarillo) apuntan que  el tripartito ganó mucha ventaja a una posible coalición entre Ciudadanos y Partido Popular, tanto que en Octubre de 2014 ya sacaba más de 20 puntos porcentuales de ventaja.

Sin embargo, a partir de ese momento la diferencia parece haberse estancado e incluso la encuesta del CIS de Enero de 2015 indicaría un leve retroceso.  Cabe recordar que es ese intervalo, Podemos perdió su aura de inmaculada santidad, al descubrirse sus enjuagues con dinero venezolano entre otras cosas.

A partir de Enero ya no contamos con  nuevas encuestas del CIS, sino de una variedad de otras fuentes.  Marcadas en rojo o azul las que parecen sesgadas, nos queda un buen grupo de ellas, marcadas en verde, que parecen indicar una reducción paulatina de la ventaja del tripartito en los últimos 2 meses, que habría caído desde el 20% hasta el entorno del 15% del voto.

¿Puede perder el tripartito?

Aunque el tripartito mantiene una ventaja enorme, la magnitud del desplazamiento del voto habido en las primeras semanas de 2015 nos llama la atención.  La explicación más comentada en los medios es el auge de Ciudadanos, una formación que se ha visto reforzada por su programa moderado y una presentación pública efectuada sin grandes errores.  ¿Pero realmente es Ciudadanos la causa?

Volvamos a ver las encuestas realizadas en 2015.


¿Vais viendo?

La intención de voto a Ciudadanos se había mantenido bastante estable entorno al 5%, hasta que salió la encuesta del CIS de Enero de 2015.

Como recordaréis, esa encuesta causó un terremoto, porque colocó por primera vez a Podemos por delante del PSOE en intención de voto (en la anterior se había quedado a décimas).

Pánico en el PSOE

Ya os explicamos en su día que el plan maestro del PSOE consiste en convencer a sus amigos internacionales que ellos pueden hacer un tripartito con Podemos si los socialistas sacan más votos, porque en tal caso Podemos estará controlado.  El plan consistiría en acabar marginalizándolo como poco más que la nueva encarnación de IU.

Claro, eso falla si Podemos saca más votos que el PSOE, porque en tal caso quien podría acabar marginalizado es el PSOE (y España convertida en otra Venezuela, como le acaba de pasar a Grecia).  Por eso se entiende que la encuesta del CIS haya desatado un pánico interno en el PSOE.

Miles de cuadros de carrera del partido se han visto abocados al paro, lo cual es peligrosísimo para el partido, porque pueden verse tentados de huir para buscar pastos más verdes (protagonizando lo que podría conocerse como hacer un "Tania Sánchez", vamos).

Eso explicaría la reacción inmediata que vemos en las siguientes encuestas de los órganos oficiosos del partido, la Cadena SER y el diario El País, cuyos sondeos han pasado como resortes a vaticinar una sorprendente escalada de Ciudadanos.

Se trataría de vender entre los fieles la idea de una situación política muy volátil, en la cual la implosión del PSOE podría no ser inevitable.  Para que podais ver a qué nos referimos, hemos marcado en rojo en la tabla de arriba las encuestas de El País, y en diagonales rojiblancas (esperamos que podáis distinguirlas) las encuestas de la Cadena Ser.

Naturalmente, la conclusión Gacetillera es que, aunque Ciudadanos puede tener un papel de creciente importancia, su ascenso en algunas encuestas no es la explicación básica de la pérdida de ventaja del tripartito .

La gran esperanza blanca

¿Y si no ha sido Ciudadanos, qué es lo que está reduciendo la ventaja del tripartito?

Como estábais esperando, tenemos otra observación.  Fijaos en esto.


Esta tabla indica como ha evolucionado durante esta legislatura el número de personas que tenían empleo, sumada con el número de personas que reciben susidio de paro.

Como sabéis, cientos de miles de personas se quedaron sin empleo durante la crisis.  Como también sabéis, desde Febrero de 2014 comenzó a aumentar el empleo.  Sin embargo, el efecto de esta mejora tardó en hacerse sentir, circunstancia que la oposición política se ha encargado de airear contínuamente.

¿Por qué no se notaba el efecto de la recuperación?

La principal razón es que, a la vez que se creaban nuevos empleos, muchos parados agotaban su subsidio.  Así pues, la alegría de quienes habían encontrado empleo se diluía entre la angustia de quienes se quedaban sin subvención.

El efecto de esto fue dramático, porque afectó a varios cientos de miles de personas en todo el país.  Durante la primera mitad de la presente legislatura, cuando muchos parados ya perdían el subsidio, pero todavía no se creaba empleo, la cifra de personas que se quedaba sin ingresos mensuales (ya sea sueldo o subsidio) llegó a superar los 600.000 al año, como veis en el gráfico de arriba.

¡O sea que era esto!

Entended bien la gravedad de estos números.  Se trató de las peores cifras, en este sentido, desde que empezó la crisis.  Incluso durante 2009, cuando se destruían 1.300.000 empleos al año, la gente no se quedaba sin ingresos en masa, porque los parados entonces estaban en condiciones de recurrir masivamente al subsidio.  Eso ya no sucedía en 2012.

Dicho esto, fijaos que al principio de 2015 este efecto por fin ha terminado.  Superados ya los 3 años de esta legislatura, la economía española genera tanto empleo (unos 500.000 al año), que incluso teniendo en cuenta la pérdida del subsidio por muchos parados, la cifra neta de personas con ingresos mensuales de un tipo u otro es por fin positiva.

Un mensaje genuinamente universal

Pensadlo un poco.  Aunque vosotros, como ya doctos lectores de la mítica Gacetilla, sois un público impecablemente informado, hay amplias capas sociales (millones de personas) que desconocen casi enteramente por qué empezó la crisis, que terminó en Febrero de 2014, o que las perspectivas económicas de España son ahora muy buenas

El alcance de esta ignorancia es difícil de colegir para el público informado, de modo que os daremos unos datos para que entendáis su magnitud.  El último sondeo del CEO (el organismo público de encuestas dependiente de la Generalitat) preguntó a los ciudadanos si conocían a los principales políticos de Cataluña.  Pues bien, un 13% (es decir, cerca de 1.000.000 de personas, que se dice pronto) no sabía quien es el líder de ERC Oriol Junqueras; y un 48% no sabía quien era Miquel Iceta, el líder del PSC.  Puesto que ni siquiera conocen su existencia, ya os podéis imaginar como van a entender si sus propuestas políticas son buenas o malas.  Es que no tienen ni la menor idea, vamos.

Sin embargo, el 100% de la población sabe si tendrá o no tendrá ingreso a fin de mes, ya sea sueldo o subsidio.  Por lo tanto, la mejoría de la cifra neta de empleo y subsidio lleva a los electores un mensaje poderosísimo sobre la recuperación económica y, por lo tanto, sobre la competencia del actual gobierno.  Ese dato, y no el ascenso de Ciudadanos, es lo que ha provocado la sensible reducción de la ventaja que el tripartito tenía sobre la posible coalición entre PP y Cs.

Se trata de un movimiento que veníamos esperando desde hace tiempo, que se ha hecho desear y que  finalmente ha llegado varios meses más tarde de lo que esperábamos, facilitando entre tanto la ascensión de Podemos (esta no la habíamos previsto en absoluto).

Vale.  Y ahora  ¿qué?

Remontando desde abajo

Pues volviendo a la tabla de arriba, la previsión gacetillera (nuestro modelo macroeconómico es bastante completito) dice que durante el año 2015 la cifra de ciudadanos que disfrutan de ingresos mensuales crecerá sensiblemente.  Así pues, nuestra previsión es que la ventaja en intención de voto del tripartito irá cayendo durante el año.

Ya, pero  ¿caerá lo suficiente como para impedir la llegada del temido gobierno tripartito?

Parece que la ventaja del tripartito ha caído cerca del 5% en 2 meses, luego no parece en principio imposible que caiga el 15% restante en los 9 meses que faltan hasta las elecciones.

Pero para decirlo claramente:  imposible no es, pero difícil sí que parece.  Tanto, que en la Gacetilla mantenemos como previsión política central que en 2016 gobernará España el tripartito, que se hundirá la economía, que la siguiente legislatura acabará como el rosario de la aurora y que volverá la crisis, que habrá elecciones anticipadas en 2018, que después volverá la derecha, y que tendremos que esperar hasta 2020 para que vuelvan a arreglar el país.  Hala, ya está.

¡Gerónimo!

¿Eso es todo?  Pues no, tampoco vamos a pecar de pesimistas a ultranza.  Según como vaya el año, podría llegar a suceder que las distancias se redujesen lo suficiente como para que no sea inconcebible que llegue a evitarse el adviento del tripartito.  Podríamos llegar a ver un resultado decidido en el mismísimo último minuto, al foto-finish.

¡Pues vaya emoción!  Menudo año nos espera.  ¡Comprad palomitas y refrescos, que no os vais a poder despegar de vuestras pantallas!


1 comentario:

j dijo...

Muy buen estudio y explicación muy coherente a las incongruentes informaciones de las encuestas. Con unos cuantos números nos tratan como a ovejas